Agroforestería y su potencial para la agricultura familiar campesina

La vida de los pequeños y medianos agricultores no es nada fácil, extenuantes horarios, arduo trabajo y muchas veces una ingrata recompensa. Éstos se encuentran con muchas dificultades en su empeño por alimentar a los chilenos; algunas de las cuales son:

  • Elevado costo de insumos
    • Semillas “industriales”
    • Agroquímicos
    • Defensivos
    • Abono
  • Problemas de salud
    • Alta exposición a químicos dañinos
  • Riesgo elevado por baja diversificación
    • Monocultivos
    • Elevado riesgo de perder todo el cultivo por condiciones climáticas o plagas
    • Cuando todo sale bien, bajos precios de mercado
  • Degradación del suelo
    • Empobrecimiento de nutrientes
    • Compactación
    • Pérdida de capacidad de regeneración
    • Escasa vida en los suelos
    • Poca retención y penetración del agua

La producción a través de la agroforestería orgánica puede solucionar muchos de estos problemas, pero…

¿Qué es la agroforestería?

Agroforestería es una actividad que engloba la agricultura y producción forestal, optimizando el nivel de producción considerando no sólo el área disponible, sino que también se considera el volumen y el tiempo, además de aportar con un importante servicio ambiental como lo es la biodiversidad y el secuestro de carbono.

¿Cómo funciona la Agroforestería?

No hay una receta específica de Agroforestería, por lo que técnicamente se podría llamar Agroforestería a cualquier policultivo que incluya alguna especie forestal. Sin embargo, los mayores beneficios de este tipo de cultivo vienen con la biodiversidad, ya que las plagas y enfermedades comunes del monocultivo se ven reducidas por tener una buena estructura de fauna que se autogestionan de manera natural. Además, el hecho de trabajar con variadas especies reduce el riesgo del negocio para el agricultor, ya que en caso de que el clima no esté propicio para una buena producción de paltas, podría ser propicio para las uvas, por ejemplo.

Otro de los grandes beneficios de la agroforestería es que se comienza a obtener los frutos del trabajo e inversión desde el primer mes, con las especies de hortalizas que son de ciclo rápido, siguiendo con otras verduras de ciclo medio, las cuales se pueden re-plantar hasta que las especies frutales y forestales ya estén en la etapa productiva. Y finalmente luego de años, se obtiene la producción de madera de las especies forestales.

Este tipo de cultivo incorpora los estados de sucesión ecológica natural del proceso de regeneración natural de la flora, que con nuestra ayuda se ve acelerada y estratégicamente la encausamos hacia especies con valor comercial.

Cada especie tiene altura distinta y necesidad lumínica distinta, imaginémonos un bosque, donde tenemos árboles de copas muy altas, otros medianos y otros más bajitos, de esta forma la naturaleza maximiza su capacidad fotosintética al aprovechar el “volumen” del bosque y no solo el área (con árboles del mismo tamaño, como se hace en los monocultivos). Así la agroforestería imita esta característica de la naturaleza al plantar especies que no competirán por el mismo espacio ni la misma luz.

Además, en un sistema agroforestal se aprovechan los ciclos de tiempos de las distintas especies, a modo de ejemplo:

En un monocultivo comercial de lechugas se suelen plantar en líneas con un espacio de 30cm entre cada lechuga. En un sistema agroforestal, aumentaríamos un poco este espacio, dejando las lechugas cada 40cm, pero plantaríamos entremedio tomate, col, árboles frutales y forestales, y además a los lados podemos plantar zanahorias o betarragas. Esto lo podemos hacer ya que la primera en crecer es la lechuga la cual a partir del mes ya se puede cosechar, y una vez que la lechuga se cosecha, le deja el espacio a la col y el tomate para que sigan creciendo, y así a medida que vamos cosechando se va pagando la mantención del resto del cultivo, proporcionándole al agricultor seguridad alimentar y un negocio menos riesgoso.

Principios de la Agroforestería Sintrópica:

  • Mantener el suelo siempre cubierto de materia orgánica.
    • Se deben plantar árboles o plantas de rápido crecimiento para podarlos, y con este material cubrir el suelo.
    • El suelo, al estar cubierto, logra mantener la humedad por más tiempo y los microorganismos que descomponen el material no mueren con los rayos solares.
    • Este material se va descomponiendo mejorando las condiciones y nutrición del suelo con el tiempo.
  • Respetar la sucesión ecológica y la necesidad lumínica de cada especie.
    • Las plantas en vez de competir entre sí se complementan, aumentando la productividad y permitiendo un cultivo saludable sin el uso de pesticidas.
    • Optimización de los recursos utilizados (espacio, agua, luz, trabajo).
    • Esto permite además que no sacrifiquemos rentabilidad por no tener la capacidad de invertir por años sin recibir ingresos.
  • Producción orgánica.
    • El propio sistema con su biodiversidad controla las plagas, sin necesidad de usar pesticidas.
    • Menores costos de insumos (abonos, pesticidas), ya que con la propia materia orgánica generada en el sistema se nutre el suelo.
    • Productos con valor agregado y más saludables y con precios más altos, entregando una mayor rentabilidad.
    • Beneficios ambientales (producción limpia).

Ivana Walker

Ex consultora en Simón de Cirene, acctualmente consultora en Bain. Mitad chilena mitad brasileña. Amante de la naturaleza. Ingeniero Comercial UC.

Deja un comentario

Menú de cierre