¿Emprendes en alimentación? ¡Ojo con la contaminación de los alimentos!

Muchos emprendimientos se dedican a la alimentación. Desde la emprendedora que vende tortas hasta el restaurante más fino, ¡todos deben tener cuidado de la contaminación de los alimentos!

Se considera contaminación de alimentos a cualquier agente extraño al alimento capaz de producir un efecto negativo para la salud del consumidor.

Tipos de contaminación

Existen 3 tipos de contaminación:

  • Física: Se considera contaminación física del alimento, cualquier objeto presente en el mismo y que no deba encontrarse allí, y sea susceptible de causar daño o enfermedad a quien consuma el alimento. Ejemplo: insectos, astillas, joyas, cabellos, etc.
  • Biológica: Procede de seres vivos, tanto microscópicos como no microscópicos. Los microorganismos una vez que han contaminado el alimento, tienen además la capacidad para crecer en él. Pueden constituir una fuente de contaminación peligrosa para la salud del consumidor cuando se trata de microorganismos patógenos (causantes de enfermedades), ya que no alteran de manera visible el alimento. Son los principales causantes de las ETA’s (enfermedades de transmisión alimentaria).
  • Química: La contaminación química se da por la presencia de determinados productos químicos en los alimentos, que pueden resultar nocivos o tóxicos a corto, medio o largo plazo. Ejemplo: contaminantes ambientes, contaminantes naturales, tóxicos agrícolas.

El principal agente de contaminación está relacionado a la contaminación cruzada, donde se realizan cruce de operaciones principalmente sucio-limpio, crudo-cocido, químico-alimento. Existen dos tipos de contaminación cruzada:

Directa: cuando la transferencia de bacterias peligrosas es de un alimento a otro contaminación cruzada directa
Indirecta: Cuando la transferencia de bacterias peligrosas es de un alimento a otro, a través de utensilios, superficies y otros intermediarios. contaminación cruzada indirecta

¿Cómo evitar la contaminación cruzada?

Es sumamente necesario evitar la contaminación cruzada, para ello, es conveniente seguir algunos tips que detallo a continuación y que serán útiles tanto en el restaurant como en casa:

  • Mantener utensilios limpios y protegidos.
  • No utilizar implementos y otras superficies de madera para la manipulación de alimentos, pues son material biológico y son propicias para la acumulación de microorganismos.
  • Usar tablas de picar de diferentes colores para la manipulación de alimentos: ejemplo más común tabla roja para carnes rojas, tabla azul para pescados y mariscos, tabla amarilla para carne de pollo, tabla café para carnes cocidas y tabla blanca para lácteos y cecinas.
  • Proteger alimentos cuando se realicen actividades de limpieza.
  • Utilizar basureros con tapa y pedal para evitar la manipulación de la tapa por el personal y retirar los desechos por lo menos una vez al día.
  • No disponer en el mismo sector utensilios limpios y sucios.
  • Almacenar productos por niveles en equipos de frío desde los productos menos procesados a los más procesados desde abajo hacia arriba.
  • Almacenar productos protegidos (recipientes con tapa, aluza u otra protección adecuada).
  • No permitir el ingreso a las plagas al recinto para ello contar con recintos cerrados (sin aberturas que faciliten su ingreso), mantener depósito de desechos lejos a las áreas de producción, contar con un programa de control de plagas.
  • Mantener una debida y acabada presentación personal.

Además es fundamental un adecuado lavado de manos. Recordemos que nuestras manos son la principal herramienta a la hora de manipular alimentos. ¡Nuestra salud está en tus manos!

Eloisa Trigo

Ingeniera en Alimentos. Trabajo en Sodexo velando por la calidad de nuestros procesos. Ex consultora en Simón de Cirene.

Deja un comentario

Cerrar menú