El rol de la confianza en las relaciones organizacionales

La confianza juega un papel importante en los ámbitos sociales de las personas y organizaciones, interviniendo directamente en los procesos de comunicación, cooperación, trabajo en equipo y también en las negociaciones y las relaciones organizacionales (López, Vásquez y Corrales, 2015)

¿Hemos pensado hasta qué punto dependemos de ella?

Desde lo que me ha tocado visualizar tanto en las relaciones interpersonales de una comunidad, asociación e incluso entre relación emprendedor/cliente, es que cada vez menos co-construimos relaciones de confianza, y esto se debe a una serie de factores entre ellos:

  1. Cada vez estamos más focalizados en los logros individuales
  2. La tecnología nos ha llevado a relacionarnos cada vez menos
  3. Nos comprometemos, pero no cumplimos (más acerca de compromisos aquí)
  4. Somos menos consciente de las necesidades de los otros

Y si lo pensamos en un plano más de negocios, principalmente desde el emprendimiento, nos enamoramos tanto de nuestro producto que perdemos de vista cualquier factor que incida en una relación comercial, incluso la relación con el cliente o la relación con nuestro trabajador. Por ende, toda relación de confianza, por muy transaccional que sea, nos hace siempre depender de ella, ya que el trato con el cliente es importante, los compromisos que adquirimos con nuestros trabajadores o los factores que tengamos en común con las diferentes redes de apoyo con las que nos involucramos, favorecen las relaciones de confianza. 

¿Cómo fortalecer las relaciones de confianza?

Para fortalecer las relaciones de confianza, y sobre todo desde el primer acercamiento, la invitación siempre es ha explotar nuestras características personales, ya que a través de ellas podemos sentar algunas bases que permitan un mejor relacionamiento. Algunos tips a considerar:

  • Darnos espacio para el diálogo, se trata de buscar la afinidad con el otro.
  • La confianza se construye desde una relación más bien horizontal… se eliminan barreras o brechas, sobre todo si estamos en niveles distintos.
  • Cumplir con los compromisos y en aquello casos en los que no pueda cumplir, buscar hacerse cargo de los efectos.
  • Ser transparente en la entrega de información.
  • Decirse las cosas, de una manera amable y respetuosa.
  • Entender los límites que cada uno tiene y reconocer la experiencia del otro.

Cuando hay confianza, las personas se relacionan de una manera  más conjunta, adoptan un propósito en común, asumen riesgos, y se ayudan mutuamente… ¡la clave está en ti mismo!

Patricia Gonzalez

Coordinarora Regional de Tarapacá en Simón de Cirene. Ingeniero Comercial.

Deja un comentario

Cerrar menú